Seleccionar página

Pedro Fadul es otro de los participantes que se confesó satisfecho con su labor en el este del país, tras lo cual reflexionó sobre las modalidades de antes y de ahora y sobre lo que actualmente disfruta de la actividad automovilística.

“La prueba que pasó fue rápida y más larga que el resto, razón por la que era coeficiente 1.5. Fue un lindo rally que usamos para ensayar mejores herramientas para recoger la información de la ruta y actualizarnos un poco en cuanto a lo que se hace en el relevamiento de los tramos. Cuando yo empecé en esto, las recorridas eran ilimitadas y, para el que podía, con vehículos que eran parecidos iguales a los de carrera. Con el paso del tiempo, eso se reglamentó y se limitó bastante, mientras que el auto para esta tarea tiene que ser de serie. La realidad es que no temo a equivocarme si digo que el 70% de esta disciplina pasa por contar con unas buenas notas y un buen navegante. A mis 64 años, cuando me largan -por ejemplo- al asfalto de un superespecial nocturno como los de los días viernes, vemos que todo se empareja, pero cuando los kilómetros de velocidad se alargan y hubo que hacer antes apenas dos pasadas en camioneta, las referencias cambian mucho. En el Fabia a veces llegamos a los 190 km/h, como hace un par de semana rodeados de árboles muy cercanos al borde del camino. No es tan simple aproximarse a los limites. También con Hans Thiede vemos que han aparecido algunas variantes en la terminología, algo con lo que nos vamos compenetrando de a poco. Tengo la suerte de estar en una estructura importante como la de Diesa, que está habituada a pensar en grande, con sus tres Škoda, más los Volkswagen Polo que están llegando, sus auxilios, unidades en diferentes clases etc. Siempre fue así, pero en el presente estamos aún más al día. En 1993, cuando gané el Transchaco con el Golf GTI 16V, todos en la región, paraguayos, argentinos, brasileños y uruguayos, nos bajábamos de un Gol más modesto, cuyo motor llegaba al corte de sus revoluciones con neumáticos radiales Fate NRD o lo que hubiese y de pronto nos encontramos con una unidad de diferente tecnología. Parece que por entonces teníamos menos apego a la vida. Quizás era que esto siempre nos gusto mucho, pero la verdad es que hoy por hoy cuando vuelvo a casa quiero ver a mis nietos y disfrutar junto a ellos. Me ha tocado correr en épocas con poco público al costado de los especiales y otras con mucho, como pasa en la actualidad. Del automovilismo que estoy viviendo, disfruto del recorrido de un rally, de las regiones que visitamos, de que me acompañen la familia y los amigos en los regionales, la familia, los amigos. Me animo a afirmar que disfruto de este deporte ahora más que antes aunque me toque vencer no tan a menudo”, resumió Fadul.


Fatal error: Uncaught wfWAFStorageFileException: Unable to save temporary file for atomic writing. in /home/u7034815/public_html/wp-content/plugins/wordfence - 2/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php:15 Stack trace: #0 /home/u7034815/public_html/wp-content/plugins/wordfence - 2/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php(542): wfWAFStorageFile::atomicFilePutContents('/home/u7034815/...', '<?php exit('Acc...') #1 [internal function]: wfWAFStorageFile->saveConfig() #2 {main} thrown in /home/u7034815/public_html/wp-content/plugins/wordfence - 2/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/storage/file.php on line 15