Seleccionar página

En la carrera con epicentro en Eusebio Ayala, Juan Martín Masi cortó hace seis días una mala racha en la división RC3 y pudo imponerse junto a su primo Augusto sobre el Citroën DS3 R3 de su propia formación.

“Con este triunfo dejamos atrás un par de carreras en las que no nos acompañó la suerte y algunos traspiés que habíamos tenido ocasionalmente con el coche. En cambio, esta vez el DS3 se comportó de maravillas y sin inconveniente alguno. Como varios de nuestros contrincantes padecieron problemas o accidentes, sobre el final pude regular la marcha. Desafortunadamente, eso no habrá sido lo ideal para el espectáculo, pero sí se transformó en un beneficio en pos de este éxito que era preciso para nuestro equipo. Creo que haber sido rápido en la primera etapa fue vital. Me gustó el recorrido a pesar de que había parte rotas y otras, por el contrario, con el piso más suelto, que a las máquinas de tracción simple nos complicaban un poco más que a las de cuatro ruedas motrices”.