Seleccionar página

Desafortunado por cómo se le dio desde el arranque el Rally de la República, Luis Maldonado (h) se mantuvo optimista tras el evento y se preparó para lo que tiene por delante.

“De lo sucedido en Alto Paraná, prefiero rescatar que reengancharnos en la etapa del domingo nos sirvió para algo que me interesaba, que era seguir adquiriendo experiencia sobre este Ford Fiesta. No quería dar todo por perdido tras un inicio complicado tanto en el Aeropuerto de Minga Guazú el viernes como el golpe de la mañana siguiente. Es real que sobre el cierre salí a cuidar el auto luego de que los mecánicos lo repararan, consciente de que faltaba muy poco para el Rally de la Cordillera. Pulimos la hoja de ruta y ocasionalmente nos comparamos por la punta. En algunos casos, me alegró no estar tan lejos. Es más, la mayoría del tiempo nos divertimos con mi navegante, Jorge González. Haber hecho un cuarto mejor tiempo en un parcial fue buenísimo para nosotros. Sobre el impacto con la vaca el sábado, no fue fácil frenar el auto viniendo a casi 170 km/h. Rebajé varios cambios y me tiré a un costado del camino, pero lamentablemente la persona que estaba con el animal cerca la asustó y la hizo retroceder. El choque fue obviamente inevitable y dañó el parabrisas, los radiadores de agua y aceite, el capot y el faro derecho”, recordó Maldonado, ya más inquieto por lo que se viene desde el viernes próximo que por lo sucedido anteriormente.

Foto: ML Photosport.

Facebook