Seleccionar página

Días atrás, Alejandro Galanti y Leonardo Suaya se adueñaron de una victoria importante en la fase conclusiva del Rally de la República. Hasta la tercera y última etapa, el Toyota Etios R5 se había mantenido expectante, pero incluso hasta la mitad del domingo 7 de julio todo parecía indicar que el representante de la escudería Toyota Gazoo Racing Paraguay sería escolta del Škoda Fabia de Luis Maldonado (h), quien a su vez había pasado al tope del clasificador un día antes al abandonar Gustavo Saba (Volkswagen Polo) y Diego Domínguez (Hyundai i20).

Lo cierto es que la carrera jamás paró de dar sorpresas, ni siquiera a último momento, cuando Maldonado se detuvo a ver de dónde provenía el amenazador ruido en la sección inferior de su auto mientras Galanti, autor de un evento en el que fue de menos a más, se encaminaba a un triunfo que, quizás, no hubiera predicho el viernes anterior.

El múltiple campeón paraguayo de rally contó: “Tratamos de aguantar cada etapa, pero al principio vimos que no éramos del todo competitivos. Pasada su mitad, el rally se fue cobrando sus víctimas. Está claro que nadie le desea problemas a sus rivales como para que se retrasen, así que fue una lástima lo que pasó con varios de ellos, especialmente el episodio de Maldonado. Uno siempre quiere ganar en buena ley. A nosotros, por ejemplo, se nos escapó el TransItapúa cuando lo teníamos controlado. Esta vez, tuvimos que aprovechar que la suerte estuvo de nuestro lado y rematar cautelosamente el último par de tramos. Entiendo que el hecho de haberme impuesto en esta misma zona en noviembre pasado para la última fecha de la temporada 2018 es circunstancial, incluso reconociendo que me gustan estos caminos. En el corto receso que hay hasta el Alto Paraná, tendremos que trabajar en detectar dónde perdíamos tiempo o rendimiento en esta prueba, donde no pudimos ganar etapas, a diferencia de lo hecho en los rallies Sudamericano en Posadas y Encarnación, o tramos, como en Villarrica y Erechim. Obviamente, un resultado así es siempre bienvenido, lo mismo que los puntos recogidos, que son importantísimos. República fue algo diferente al resto, con más incidentes, con más exigencias para las máquinas y las tripulaciones, aunque diría que a todos nos gustó mucho el desafío. En ese marco, ser consistente, valió la pena más que nunca”.