Seleccionar página

La quinta edición del Rally de la República nunca paró de dar sorpresas. Cuando todo parecía encaminar ayer a Luis Maldonado (h) y Jorge González al triunfo, el piloto del Škoda Fabia R5 que marchaba al frente del clasificador se detuvo a comprobar qué estaba causando un amenazador ruido en su auto poco antes de la meta y en ese trámite fue superado en los tiempos por Alejandro Galanti y Leonardo Suaya a bordo del Toyota Etios, que terminó prevaleciendo en la carrera con epicentro en Carapeguá, donde había triunfado también en noviembre del año pasado.

Este repentino éxito de Galanti hizo que el Campeonato Paraguayo de Rally 2019 ofrezca hasta ahora tres pilotos y marcas vencedoras diferentes en igual cantidad de eventos. Además, en el Departamento de Paraguarí, el podio se compuso de tres autos distintos, teniendo en cuenta que lo completó el binomio formado por Miguel Zaldívar y Diego Cagnotti sobre un Volkswagen Polo GTI.

La tercera y última jornada se reveló extremadamente dura para muchos competidores, quizás en una proporción apenas inferior a la del sábado, que había presentado cambios sustanciales en la punta y varios abandonos, sobresaliendo a último momento los del Fabia R5 de Agustín Alonso y el Mitsubishi Lancer Evolution X de Blas Zapag, a los que se sumó el de Gustavo Saba nuevamente esta mañana.

Así, de los 39 coches habilitados para largar, 21 llegaron al final.

Los seis tramos conclusivos consagraron en cuanto a la etapa al reenganchado Diego Domínguez (Hyundai i20), quien -a modo de agregado- se apropió de los puntos extra que brinda el Power Stage. En el plano general, Alejandro Galanti se adjudicó la competencia (y la clase RC2 Pro) en 2h24m28.96s por 24.96s con respecto a Maldonado cuando en el penúltimo tramo (15) éste sintió un ruido extraño en la parte trasera de su vehículo, deteniéndose y bajándose a verificar de qué se trataba. Para su sorpresa, el problema no revestía mayor gravedad, pues se había torcido un chapón protector que rozaba en casi todas partes, pero no afectaba el rendimiento mecánico de la unidad checa.

Su escolta hasta entonces, Galanti, aprovechó la decisión de quien era líder de hacerse a un costado del camino para pasar a frente en los tiempos y encaminarse a un logro que no él mismo esperaba atribuirse en esas circunstancias.

Zaldívar quedó tercero a 31.21s en un avance importante tras haber solucionado el problema de frenos que complicó antes a su Polo, dejando cuarto al reaparecido José Luis Jacquet, que llevó a su Škoda a una cuarta plaza elaborada a base de persistencia y regularidad.

Padre e hijo saltaron a las colocaciones quinta y sexta con sendos Mitsubishi. Se trata de los homónimos César Martínez, que se quedaron con lo mejor de la división RC2N Pro y terminaron por delante de Fernando Servín.

Resultó octavo absoluto manteniendo su buen nivel de todo el rally el joven Álvaro Yaluk, llevando en la butaca derecha de su Citroën DS3 al boliviano Fabrizio Roca. Yaluk fue el más efectivo entre los coches de dos ruedas motrices y subió a lo más alto del podio, un privilegio que no repetía desde Villarrica en 2018.

Con este vehículo, el piloto del equipo Mec-Car dejó novena en los tiempos generales a Andrea Lafarja (Mitsubishi Lancer Evolution X), que fue superando inconvenientes varios hasta completar su segundo evento consecutivo.

Diego Elizeche remató el grupo de los diez primeros, imponiéndose en la división RC3 a pesar de volver a sufrir inconveniente con la caja de su Honda Civic Si, que se quedó sin tercera velocidad.

Los demás ganadores de clase fueron Rodrigo Ocampos con Honda Civic Type R en RC4, Federico Ramírez con Toyota Etios en RC4L y un Rafael Saurini de rápido aprendizaje (fue undécimo en los cómputos) con otro Toyota no solo en RC5, sino también en la Copa Etios que se estrenó en esta oportunidad.

Del 27 al 29 de este mes se disputará el Rally de Alto Paraná en las inmediaciones de Ciudad del Este.

-Foto: Alejandro Galanti/Leonardo Suaya (Toyota Etios R5, ganadores generales). Crédito: Nicolás Ermakoff/Prensa CPV.