Seleccionar página

Aunque Alejandro Galanti y Leonardo Suaya se apoderaron con un plan de ataque de la victoria de la segunda etapa del Rally de la Soja – Alto Paraná a bordo del Toyota Etios R5, fueron Diego Domínguez y Edgardo Galindo (Hyundai i 20) quienes se quedaron con el triunfo general de esta cuarta fecha del Campeonato paraguayo de la especialidad, un camino exitoso que habían emprendido ayer al dominar la primera jornada de competencia.

Domínguez se dedicó a regular la diferencia que había establecido con los demás, especialmente sobre Gustavo Saba y Fernando Mussano (Volkswagen Polo GTI), pero durante la mañana tuvo un susto producido cuando unos pequeños cables que alimentan la bomba de combustible se pelaron y le provocaron una falla intermitente al auto de la marca coreana, que fue más perceptible en el PE7 que abría el día y luego fue aminorando hasta que lo repararon en la asistencia.

Con su segundo triunfo nacional en lo que va de la temporada (absoluto y en RC2 Pro), Domínguez recuperó la punta del torneo, cuya lucha se ha vuelto muy cerrada.

Saba remató un segundo puesto sumamente redituable y fue ganador de tramos en esta carrera de muy alto promedio y poco margen para el error al volante, tal como lo demostraron los vuelcos y accidentes que se produjeron en varias clases. 

El tiempo total del ganador fue de 1h28m47.17s, mientras que su escolta llegó a 21.99s. Quedó tercero Miguel Zaldívar (h) con otro de los coches alemanes y navegado por primera vez por el argentino Marcelo Der Ohannesian. Al no estar haciendo todas las fechas por sus compromisos universitarios en el exterior, pero sobre todo por el fuerte ritmo y la solidez con la que condujo este vehículo que también le es nuevo en una prueba exigente y que no perdonaba equivocaciones frente a rivales de fuste, Zaldívar se convirtió en la mayor revelación de la competencia. Ayer se había propuesto subir al podio y, si bien fue sometido a la experimentada presión de Galanti, se las ingenió para defenderse con pericia.

Con el Toyota ubicado cuarto, la quinta plaza fue para el mejor de los Ford, el de Augusto Bestard y Héctor Nunes, una dupla que largó presionada por el repentino cambio de motor que debieron efectuar a poco de la largada, pero que hoy se desenvolvió con más soltura para obtener un resultado meritorio. Otro Fiesta R5 llegó sexto y se impuso en la división RC2. Se trata del de Juan Martín Masi y Fabrizio Chiriani, otra figura ascendente de las de nueva generación. La realidad indica que ese privilegio podría haber sido otra vez para Luis Maldonado (h) y Jorge González, pero al morder una cuerda interna brusca en el octavo especial, terminaron dando un par de vueltas con su Škoda Fabia a la vera del camino.

Mediante una regularidad similar a la observada en el Rally de la Republica y también con un Fabia, José Luis Jacquet (aquí de nuevo junto a Hernán Vargas Peña) consiguió el séptimo lugar, incluso cuando se manifestó algo disconforme consigo mismo y su nivel de concentración. Octavo concluyó el Ford Fiesta R2 que Fabrizio Zaldívar y Victor Aguilera volvieron a imponer en la clase RC4 Pro y también entre los participantes con vehículos de dos ruedas motrices, en esta ocasión con diferencias por tramo no tan considerables por encima del Citroën DS3 de Álvaro Yaluk y Rubén García, undécimos, primeros en RC3 Pro y ahora adelante en los puntos.

Los Mitsubishi Lancer Evolution X de los binomios César Martínez (h)-Marco Méndez y Andrea Lafarja-Germán Maune completaron el lote de los diez más efectivos de este evento, a la vez que se colocaron en los dos mejores lugares entre los inscriptos en RC2N Pro, dejando tercero a Walter Solalinde.

El dúo César Pedotti-Marcelo Mendoza (Mitsubishi Lancer Evolution VIII) fue el único en arribar a Santa Rita en RC2N. Quien para su 31° cumpleaños se hizo un soberbio regalo fue Ricardo Fretes (con Alfredo Méndez como copiloto) al prevalecer en la clase RC3 con su Honda Civic Type R. En RC4 y con algunos retrasos, Rodrigo Ocampos y Alejandro Álvarez alcanzaron su segunda victoria consecutiva con el Honda. Arnaldo Duarte y Héctor Gómez recuperaron el terreno perdido en Carapeguá al subir otra vez al escalón más alto del podio de la RC4L a su Toyota Vitz, aventajando por 36.18s a Federico Ramírez, que ganó la etapa con su Etios.

En RC5, Rafael Saurini parecía encaminarse a otro éxito cuando debió desertar al promediar la etapa, dejándole ese halago al también joven Giulio Massagrande, acompañado por Patricio Rivas, dominadores -además- de la Copa Etios. Lo siguieron Fabrizio Galanti y Víctor Ramírez.

Otros pilotos que tuvieron que abandonar fueron Ricardo Escauriza (Ford Fiesta R5, se había reenganchado), Sebastián Lafarja (Honda Civic Type R RC3 Pro), Diego Cruz (Honda Civic Type R RC3), Miguel Bravo (Honda Civic Si RC3), Alexander Paniagua (Toyota Etios RC5), Iván Beissinger (Toyota Etios RC5) y Diego Domínguez (h), quien salió ileso de una fuerte salida de una curva en cuarta velocidad que dejó con daños varios a su Peugeot 208 R2 (RC4 Pro).

La próxima fecha será el Rally de la Cordillera en Eusebio Ayala del 9 al 11 de agosto.

Foto: Alfredo Velásquez